Cómo conducir una moto de agua

Conducir una moto de agua se ha convertido en uno de los deportes acuáticos más atractivos del verano. Lo principal es no tener miedo. Si estás pensando en probar este deporte durante tus vacaciones, no olvides seguir unas pequeñas pautas para tu seguridad, antes de subirte a la moto de agua.

Si el tiempo no acompaña, te aconsejamos que pospongas tu cita con la moto de agua. Tu seguridad está por encima de todo, así que, si hay un oleaje demasiado fuerte, mejor coger la moto otro día.

Te aconsejamos que si es la primera vez que vas a conducir una moto de agua, que lo hagas en un modelo triplaza, ya que estas gozan de más estabilidad y es más fácil de manejar. Ya tendrás tiempo de probar en las motos monoplaza.

Recuerda que antes de conducir una moto de agua, debes tener la máxima precaución. Por eso, no debes olvidar nunca ponerte el chaleco salvavidas. Es obligatorio su uso.

Sube a la moto de agua y acelera con suavidad. Así podrás hacerte con los mandos del vehículo y podrás acelerar a medida que vayas controlando la moto. Tu seguridad es lo primero y debes conocer bien cómo se conduce una moto antes de cometer ningún exceso.

Recuerda que lo más seguro es ir sentado mientras el mar está en calma. Otra cosa es cuando haya olas. En ese caso, lo más recomendado es que te pongas de pie para manejar mejor la moto de agua. Así, el impacto de la moto contra las olas será mejor.

En una moto de agua no existe el freno. Si lo que quieres es frenar, tendrás que soltar el acelerador. Prueba en llano antes para familiarizarte.

Deja un comentario