Mantenimiento de las motos acuáticas

Las motos acuáticas requieren de un mantenimiento específico para luchar contra la corrosión de la sal. El agua del mar contiene aproximadamente 35 gramos de sal por litro. Aunque podamos pensar que esta cantidad es pequeña, lo cierto es que es suficiente como para acelerar el deterioro y acortar la vida útil de las motos acuáticas si no llevamos a cabo un buen mantenimiento. El agua dulce será nuestro principal aliado para alargar la vida de la moto, además de otros productos de limpieza específicos como por ejemplo los aerosoles anticorrosivos o las vaselinas dieléctricas.

Una vez que saquemos la moto del mar, lo primero que hay que hacer es emplear la manguera y el agua dulce para limpiar de sal y de arena las partes externas. Esta operación comprende, además de la cubierta y el casco, la hélice y la zona de transmisión. En el caso de que la moto contara con un tapón para vaciar el casco, deberíamos retirarlo inclinando la nave para conseguir evacuar toda el agua posible.

Otra operación de mantenimiento en motos acuáticas que conviene llevar a cabo es la de endulzar el motor. Para ello es suficiente con conectar una manguera en el orificio del sistema de refrigeración y poner en marcha el motor. A continuación se abre el grifo durante un período de un par de minutos, con el motor funcionando a 3.500 revoluciones. Después hay que dejar que el motor gire un momento más para que salga el agua que se haya acumulado.

La corrosión es el principal enemigo de las motos de agua

En el caso de que fuéramos a guardar la moto acuática varias semanas, conviene vaciar el depósito de gasolina y quitar el aceite con una bomba o con un manguito, así como cambiar los filtros. A partir de aquí, el mantenimiento de las motos de agua no es muy diferente del que pueda tener cualquier motocicleta o ciclomotor, si bien en el caso de las motos acuáticas es más necesario ya que el efecto de la humedad en las piezas mecánicas es mayor en un vehículo marítimo que en uno terrestre.

Con la ayuda de un aerosol anticorrosivo limpiaremos los carburadores, los cilindros, las bujías y toda la parte externa del motor en general. Podemos aprovechar el mantenimiento para comprobar el estado de la batería y recargarla. Emplearemos vaselina dieléctrica o filante para engrasar el motor.

El manual de usuario es importante para el correcto mantenimiento de la moto de agua

Muchas veces acudimos al consejo de los amigos o buscamos información en extraños foros de Internet, cuando en realidad, la mayor fuente de conocimiento sobre mantenimiento de motos acuáticas la tenemos mucho más cerca de lo que imaginamos. El  manual de usuario de la moto acuática suele reunir un gran número de consejos, todos ellos muy útiles, para alargar la vida de nuestra máquina y evitar averías costosas y totalmente evitables.

Mantenimiento de motos

Cuando te compras una moto de agua, junto a la documentación suele venir el manual de usuario. Hay gente que, por pereza o porque las ganas de pilotar la moto de agua son tantas, deja el manual en un rincón y nunca más lo consulta. En el manual de usuario encontraremos todos los detalles sobre el mantenimiento de la moto acuática que hemos adquirido.

Y es que el manual de usuario suele contener información que es de vital importancia para poder sacarle a tu moto acuática: desde la explicación de cómo funcionan cada uno de los mandos y accesorios, hasta información sobre los niveles de aceite y gasolina necesaria para tu motor. Igualmente, en este manual encontrarás trucos para una conducción responsable de tu moto acuática.

Atención a los chivatos y a las señales acústicas

Si leemos en profundidad el manual de usuario de cualquier moto acuática, encontraremos consejos que nos pueden ser de enorme utilidad. Dependiendo del modelo de moto acuática y del equipamiento que lleve, el número de funciones que la moto puede tener puede llegar a cambiar bastante. Normalmente, cuanto más sofisticada sea la moto de agua, más funciones tendrá y por consiguiente más importante será que conozcamos con detalle cuáles son y para qué sirven.

Por ejemplo, hay modelos de motos acuáticas que tienen una serie de señales acústicas que suenan cuando hay algo que no funciona como debería. Esos chivatos nos advierten de los fallos en el motor o en el sistema de refrigeración. Si realizamos el mantenimiento de la moto acuática como corresponde, no deberíamos escuchar estas señales acústicas.

De todas maneras, lo más importante de cara al mantenimiento de tu moto acuática es la limpieza. Si eres pulcro y limpias a conciencia tu moto, conseguirás mantenerla en perfecto estado de revista durante mucho más tiempo y en el caso de que posteriormente quieras venderla, podrás obtener más dinero en el mercado de motos acuáticas usadas.

Siempre que limpiemos la parte exterior de la zona del casco de la moto acuática, deberemos usar agua dulce y jabón. Deberemos tener especial cuidado con aquellas partes metálicas de la moto acuática. Además, es conveniente que aprovechemos la ocasión para revisar las hélices y las turbinas y comprobar que no haya quedado ningún resto de suciedad.

La limpieza es fundamental para el mantenimiento de la moto

Además de la parte de fuera, debemos prestar atención y cuidado a la parte de dentro del motor. Obviamente tendremos que esperar a que la moto de agua esté fuera del agua, y lo más importante, que el motor esté frío. Al terminar hay que poner el tapón de la sentina y usar algún componente antisalinizante para quitar la sal que se haya incrustado en la parte mecánica, y que si no limpiamos y eliminamos podría acabar por estropear la moto. Para ello, cada cierto tiempo hay que endulzar el motor, siguiendo la operación que hemos explicado unos párrafos más arriba.

Cada cierto tiempo, debemos realizar una serie de comprobaciones para ver que en efecto todo está en su sitio y funciona como debe. Por ejemplo, hay que ver si el motor está realmente sujeto y que no hay nada fuera de lugar, para evitar fugas, escapes, cables sueltos, etc. Lo mismo podemos decir de la batería. Hay que revisar que todo esté en su sitio y que no entre agua donde no debiera.

Los expertos recomiendan que cada 100 horas de navegación hagamos una revisión exhaustiva. Además, otros momentos en los que hay que dedicar especial atención al mantenimiento de las motos acuáticas son al inicio de la temporada turística y al final, así como antes o después del período en el que vamos a dejar aparcada la moto en invierno. Además, no podemos olvidar que el mantenimiento incluye también tener toda la documentación vigente y los seguros de barcos necesarios.

Mantenimiento  motos acuaticas

Listado de consejos:

  • Recupera y revisa el manual de usuario de tu moto de agua, ya que reúne mucha información valiosa para el mantenimiento
  • La limpieza es fundamental para poder alargar la vida de tu moto acuática.
  • Tan importante como la limpieza externa lo es la limpieza de la parte interna de los componentes del motor
  • Cada cierto tiempo hay que someter a la moto acuática a una revisión exhaustiva.
  • No olvides de tener siempre lista y a punto la documentación. Esto incluye a los seguros de barcos que hayas contratado.

Deja un comentario