jetski_seguras


Muchas de las playas tienen determinado con boyas el espacio reservado para los bañistas. Dentro de ese espacio no es posible manejar una moto de agua, por ejemplo. Pero fuera de esos márgenes, sí que se pueden conducir con libertad.
El sistema es bueno, aunque es necesario el respeto por parte de todos los implicados. Tan malo es que una persona que conduce una moto se meta en la zona de baño como que el bañista salga fuera del área reservada.
Si bien es cierto que la moto puede causar mayores peligros, un bañista fuera de la zona segura se está poniendo en riesgo a sí mismo y a las personas que estén disfrutando de un deporte de motor y que no esperan encontrarse con ninguna persona en su camino que pueda obligarlos a hacer un viraje o una maniobra de emergencia para esquivarlos y sufrir un accidente.

Cuando en la playa no hay boyas de delimiten la zona de baño, el sentido común debería de imperar y las motos de agua solo deberían de manejarse a una distancia considerable de la arena para evitar todo tipo de accidentes.
El no hacerlo así no solo es un riesgo para la vida de los bañistas, también implica en muchos casos duras sanciones económicas que estamos a favor de que se apliquen a todo los que se comportan de una manera imprudente con su jet ski.
Del mismo modo que también deben de aplicarse contra quién conduce un coche de manera imprudente o incluso una bicicleta. Porque diversión no tiene por qué implicar riesgo.

CONDUCE CON MUCHO RESPETO

Cuando se conduce una moto de agua la diversión está asegurada, pero siempre hay que aplicar el sentido común. Si hay otras motos de agua en la zona es muy importante tenerlas en cuenta y alejarse no causar una colisión.
También hay que respetar los espacios marcados con boyas de submarinistas, en los cuales hay personas practicando inmersiones y que podrían salir en cualquier momento.